miércoles, 28 de marzo de 2018

Segundo intensivo de formación

El pasado fin de semana continuamos con la formación. El grupo de futuros profesores se había estado ensayando en casa con la práctica de una kriya cotidiana. A partir de las dudas que las posturas habían ido ofreciendo, y con la guía de los manuales, se dedicó prácticamente la totalidad del fin de semana a desgranar cada uno de los elementos que componen una asana y a experimentar varias de ellas en profundidad.


Desde el inicio, se fueron aclarando confusiones; sobre los tiempos de realización de cada ejercicio en relación con las kriyas y correcciones sobre algunos textos del manual. Además, Sat Hari hizo énfasis en la importancia de usar apropiadamente el lenguaje y de utilizar un vocabulario preciso y adecuado para dirigir cada asana sin necesidad de mostrarla. Así, dio instrucciones detalladas de muchas de las principales posturas nombrando con exactitud los grupos musculares que se utilizan, la forma de colocarse en ellas, los efectos beneficiosos que tienen y algunos de los errores más comunes. Y más allá de esto, se fue revelando poco a poco el significado de cada una de las geometrías que representan las posturas en kundalini yoga, sus patrones generales, y el objetivo energético que persiguen al estimular ciertas zonas del cuerpo físico.

"APRENDE:
- a localizar y conectar con el punto de ombligo
- a estar de pie
- a estar sentado
- a respirar
- a hacer respiración de fuego
- a inclinarte correctamente
- a usar los bhandas "

Todo esto se abordó, no desde una perspectiva puramente teórica, sino que se experimentó de forma práctica, recibiendo una vivencia profunda a través de la realización de kriyas, asanas y de la secuencia clásica de Surya Namaskar. Gracias a la revisión de todos estos elementos esenciales se abrió la comprensión hacia la importancia radical del enraizamiento, la imprescindible función que cumple el punto de ombligo -nuestro centro energético- y el juego de fuerzas que se establece a cada momento entre tensión y relajación. Este equilibrio se contempla tanto en lo externo como en lo interno, donde entran en juego también los pensamientos y las emociones.

Ya no quedan dudas sobre qué significa colocarse en una postura yóguica, con total conciencia. En palabras de la Directora de Formación: "Hay que habitar el recorrido hasta llegar a la postura y luego sostenerla hasta que la deshaces. Sin prisas. Eso te permitirá descubrir el cuerpo y tu energía."

No hay comentarios: